lunes, 9 de diciembre de 2013

Croquetas de Idiazabal con crujiente de avellana #RecetasSolidariasParaNavidad





¿Quien dijo que los Ferrero Rocher solo eran para la mesa de los invitados de Isabel? Pues nada mas lejos, que se creía Isabel y todo el séquito de esa marca comercial...., también nosotros podemos tener este plato en la nuestra, y por muy poquito dinero. 

Y no no se trata de esos bombones aunque a la vista bien pudiera pasar por un trampantojo. Se trata de una #RecetasSolidariasPara Navidad", unas croquetas de Idiazabal con cobertura crujiente de avellana que están para empezar y no parar. Una receta de esas que por muy poquito dinero pueden presentarse en nuestra mesa navideña. Tienen un sabor increíble, un relleno cremoso que se deshace en la boca y que contrasta a la perfección con el exterior de avellana crujiente, que con su punto aromático le va al queso que ni pintado y que le aporta un punto de textura "cruchy". Además como veis unas simples croquetas pueden engalanarse para acompañar nuestras viandas como debe ser en estas fechas. Ya veis que para vestir nuestra mesa en Navidad, no hace falta tirar la casa por la ventana para quedar como Reyes.


Por cierto, que sepáis que no es que haya puesto esta recetas tan solo para participar en este evento. Que va, en mi casa, y desde que mi hija era pequeña, las croquetas son también parte del picoteo de las Navidades. Y tiene su razón de ser. Cuando los niños son pequeños, no aprecian muchas de las cosas ricas que ponemos en la mesa, su paladar aun no está acostumbrado a ellas, así que las croquetas, que con las calorías que llevan entre la masa y la fritura las preparamos no tan a menudo como nos gustaría, son el plato especial que cumple la misión de tenerlos entretenidos y de que se sienten en la mesa a cenar con ilusión. Vamos que desde entonces son un ineludible. Eso si, que glamour y sabor no les falte.


Así que con esta receta, tan económica y tan engalanada, participo en el proyecto de "Recetas Solidarias para Navidad". Que a nadie le falte la ilusión en la mesa, y ya veis que por cuartos no va a ser.


Vamos con la receta que es muy sencilla, ¿os animáis?:






INGREDIENTES: (Para unas 40 croquetas)


- 100 gr. de mantequilla.
- 50 gr. de aceite de oliva.
- 1 cebolleta fresca.
- 170 gr. de harina de repostería. 
- 800 gr. de leche entera.
- 220 gr. de queso Idiazabal curado y de sabor intenso.
- Sal y pimienta recién molidas. 


Para el rebozado y la fritura:


- 4 huevos medianos.
- Pan rallado.
- Harina.
- Avellanas tostadas recién picadas muy fino.
- Aceite de oliva para freír.


PREPARACIÓN:


Si optamos por el método tradicional:

Rallamos el queso. Reservamos.

En una sartén amplia, ponemos a calentar la mantequilla, que le dará sabor a esta preparación y el aceite, que impedirá a su vez que la mantequilla se nos queme.



Cuando estén calientes, ponemos a sofreír a fuego medio la cebolla muy picadita y a reglón seguido añadimos el jamón. Queremos que el jamón de sabor a nuestra grasa, que es la base del "roux", y la impregne de sus aromas, así que tiene que sofreirse ligeramente, sin tostarse.Cuando hayamos conseguido ese punto, que no nos llevará mas de 3 minutos, añadimos la harina y revolvemos bien, para que se tueste por igual, pierda el sabor a cruda y se aromatice con la grasa. A continuación añadimos la leche tibia, poco a poco y removiendo continuamente con un batidor de bola, para que no se nos formen grumos. 

Este es un detalle fundamental en la elaboración de las croquetas. La leche debe estar al menos, tibia, cuando la añadimos a nuestra preparación

Añadimos el queso rallado y mezclamos bien. Dejamos cocinar a fuego medio bajo, revolviendo continuamente, hasta que nuestra bechamel haya alcanzado el punto de textura buscado. Eso nos llevará otros 10 minutos mas o menos. Tened en cuenta que la bechamel al enfriar espesa y se endurece. 

Añadimos la nuez moscada, la pimienta y rectificamos el punto de sal, pues el queso ya es salado de por si y le otorga un puntito.

Dejamos entibiar y llevamos la masa a una fuente ligeramente humedecida para que no se nos pegue o como yo hago desde que tengo Thx, introducimos en una manga pastelera, es un sistema mucho mas limpio que el tradicional. Llevamos a la nevera, al menos 8 horas.





Si optamos por prepararlas con Thermomix:

Rallamos el queso. Unos segundos velocidad progresiva 5-10, según la dureza de nuestro queso. Sacamos y reservamos.

Sin limpiar, vertemos en el vaso, el aceite y la mantequilla. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 4.

Añadimos la cebolla y programamos otros 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 4.

Añadimos la harina y programamos 3 minutos, 100º, velocidad 2.

Incorporamos la leche, y el queso rallado, la nuez moscada y la pimienta. Mezclamos 10 segundos, velocidad 6.

Programamos 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 4.

Dejamos reposar unos minutos y comprobamos el punto de sal, rectificando si es necesario. Mezclamos con la espátula.

Vertemos en la manga pastelera o en la fuente humedecida y llevamos al frigorífico por espacio de al menos 8 horas. 



Cuando nuestra masa de croquetas esté lista. Preparamos una fuente baja y amplia con harina y vamos dando forma a las croquetas. Si la hemos introducido en manga pastelera, hacemos un corte como de 2 cm en la boca de la manga, y vamos haciendo tiras de masa, que enharinamos y vamos cortando al gusto. En mi caso estas de queso las doy forma de bola.

Pasamos por huevo batido y posteriormente por pan rallado. En este punto se pueden congelar en bolsas de congelación o en un tupper. Volvemos a pasar por el huevo batido y ahora por las avellanas picaditas hasta que quede toda la superficie cubierta.

Freímos en abundante aceite caliente. A mi para las croquetas me gusta hacerlo en freidora o en una sartén honda. Quedan mucho mas crujientes.

Vamos sacamos sobre papel absorbente para que absorba el exceso de grasa.

Servimos rápidamente para que no se nos enfríen. Están mucho mas ricas calentitas y recién hechas.

A disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada